Oh, we feel you. Los phrasal verbs pueden ser un verdadero dolor de cabeza. Hay muchos, y además, cada uno tiene más de una definición. Pero esto no tiene por qué ser así. De hecho, probablemente ya uses a diario un montón de phrasal verbs sin darte cuenta. ¿No te parece? Intentá describir un día típico en tu vida. Seguramente comiences diciendo algo así…

I wake up early. I get up and I put on my clothes. I get on the bus and…

¿Viste? Los phrasal verbs son una parte esencial del inglés y muchos de ellos los aprendemos cuando recién comenzamos a descubrir este idioma. En este artículo te compartimos nuestros mejores consejos para dominarlos y disfrutar el proceso.

Dejar volar tu imaginación

El humor y las situaciones exageradas siempre resultan llamativas para nuestro cerebro. Una buena idea es asociar los phrasal verbs a situaciones que nos causen gracia. Por ejemplo, get up significa levantarse de la cama. Si imaginás que le gritás get uuuuuup! a tu compañero de estudio que se quedó dormido en el sillón mientras preparaban un examen, seguramente no vas a olvidarlo.

La organización es la clave

Hay tantos phrasal verbs que a veces no sabemos por dónde comenzar. Nuestra recomendación es organizarlos por grupos temáticos, empezando por aquellos que sean más relevantes para tu vida y actividades cotidianas. Por ejemplo, si trabajás en una oficina podés incluir phrasal verbs que se apliquen a tu entorno laboral como call off que se usa para cancelar un evento o reunión o bring up que se refiere a mencionar un tema durante una conversación. Estudiarlos de forma contextualizada y tratar de incorporarlos en oraciones te permitirá internalizar su uso de manera más efectiva y natural.

We decided to call off the meeting because most team members were unavailable.

During the staff meeting, Sarah brought up the need for a more flexible work schedule.

Crear tus propios materiales

Un método muy práctico para estudiar phrasal verbs es hacer mini tarjetas con un phrasal verb de un lado y su definición del otro. ¿Por qué? Bueno, esto tiene muchas ventaja ya que es fácil, portable y entretenido. Además, de esta forma los terminás estudiando dos veces casi sin darte cuenta: una vez al crear las tarjetas y otra utilizándolas. Una vez que las tengas listas, podés ponerte a prueba y practicarlos siempre que tengas un rato libre: mientras esperás el bus, en la sala de espera del dentista o en la peluquería. ¡Cada segundo cuenta!

Los phrasal verbs pueden ser tus aliados para sonar más natural y preciso al comunicarte. Estudiarlos no tiene por qué ser tedioso o complicado. Tratá de aplicar los tips que te resulten más efectivos y divertidos para estudiarlos. You can do it!